Ahora que ya tenés tu página/blog montada y funcionando con WordPress.org llegó la hora empezar a publicar en ella. Pero ¿cómo hacerlo? ¿qué cosas escribir? y… ¿para quién? En este artículo te voy a dar una serie de indicaciones para orientarte en estos aspectos del blogging. ¡Comencemos!

 

¿Quién es tu lector ideal?

Lo primero que deberías hacer antes de escribir un solo renglón, es tomarte un tiempo, el que necesites, para definir quién es tu lector ideal, o mejor dicho tu cliente ideal. No te sirve escribir para todo el mundo, si hacés eso nunca vas a captar la atención de nadie.

Google está plagado de blogs generalistas, que dicen poco de todo y mucho de nada. Si querés destacar tenés que tratar de especializar tu oferta lo máximo posible. No te digo que solo puedas trabajar con un grupo reducido de personas, se trata de una estrategia para captar la atención de un grupo específico y posicionarte, más adelante vas a poder abrirte a más gente.

Para empezar deberías definir claramente quién es este lector/cliente ideal, hasta deberías poder visualizarlo. ¿Qué edad tiene? ¿es hombre o mujer? ¿es casado, soltero, divorciado? ¿tiene hijos? ¿de qué edades? ¿a qué se dedica? ¿a qué dedica el tiempo libre? ¿dónde vive, ciudad? ¿casa o departamento? ¿cuánto gana? ¿qué películas mira? ¿qué diarios lee? ¿quién es el ídolo de su infancia? ¿Cuál es su principal problema, que vos podés ayudarle a resolver? ¿qué piensa de vos?…

Podría seguir haciendo preguntas, es solo para que tengas una idea del nivel de precisión que se requiere. No te sirve decir “pymes” o “jóvenes”. Cuando tenés bien claro quién es tu cliente ideal te va a resultar mucho más fácil conectar con él a través del blog, porque le vas a estar hablando como alguien que lo conoce, que sabe lo que él necesita y cómo ayudarlo.

Si te resulta difícil ser tan específico podés, por ejemplo, hacer un repaso de tus actuales clientes y ver con cuáles te gusta más trabajar, o mejor aún a cuáles podés ayudar mejor. Si tu oferta actual es muy abierta y tenés clientes muy variados, buscá el target dominante y andá puliendo el perfil a partir de ahí.

Yo durante años escribí un blog sin saber a quién me dirigía, escribía sobre lo que me venía a la cabeza en el momento, sobre cosas que solo a mí me interesaban, temas totalmente diversos, sin conexión entre ellos. Y lo hacía de un modo frío y distante para tratar de llegar a cualquier persona.

Te puedo asegurar que sabiendo para quién escribís, no solo vas a obtener mejores resultado, sino te va resultar gratificante, porque vas a escribir como si hablaras con un amigo, y vas a recibir feedback de personas con las que te gusta trabajar y que realmente conectan con vos.

Es cierto que  enfocándote en un target específico vas a generar el rechazo del resto, pero al mismo tiempo vas a lograr una aceptación muchísimo mayor con los que están dentro de tu grupo objetivo, porque ellos se van a dar cuenta que no sos uno más que los puede ayudar, sino el especialista en lo que ellos necesitan. Destacarse del montón es indispensable para vender servicios en internet.

 

¿Cómo escribir?

Ya te adelanté algo párrafos más arriba. Tenés que escribir imaginándote que tenés a tu lector ideal sentado frente a vos, tomando un café. No se trata de escribir un tratado internacional, sino de dialogar con él de tu a tu.

  • Siempre en segunda persona del singular, utilizando el vos, o el usted (solo si tu target es muy formal). No estás hablando con una empresa (ustedes) sino a una persona concreta. De nuevo, imaginate cómo le hablarías si lo tuvieras sentado delante tuyo y hacelo exactamente igual.
  • En lenguaje que él entienda. Olvidate de los tecnicismos de tu profesión, sacate el traje que no estás escribiendo para tus colegas o tu competencia, ellos no te van a contratar. Estás escribiendo para tus clientes, y tus clientes generalmente no entienden casi nada de tu profesión y no manejan el lenguaje técnico.
  • Contá tu historia. Si tu historia personal tiene relación con lo que estás escribiendo contala. Contar tu experiencia personal, es 200% relevante para que tus lectores se identifiquen con vos.

 

¿Sobre qué temas escribir?

qué escriboAhora que conocés a tu lector ideal te va a resultar más fácil saber qué temas tocar. No se trata de escribir sobre cualquier cosa que te venga a la cabeza. Vos estás escribiendo para llamar la atención de tu lector ideal y que luego se convierta en cliente.

Es indispensable centrarte en sus problemas y necesidades y ayudarle a resolverlos.

Lo bueno de este método es que si estás recién recibido y tenés cero experiencia también podés atraer clientes. Basta con que te apasione algún tema en particular y quieras profundizarlo al máximo. Porque a nadie le interesa conocer tus premios y diplomas. A la gente lo único que le importa son sus propios problemas, y en qué medida vos podés ayudarle a resolver esos problemas.

Armá una lista de 50 temas. Te recomiendo agarrar una libreta, o abrir un Excel o un Word, e ir armando una lista de 50 temas directamente relacionados con los problemas y necesidades de tu lector ideal que vos podrías solucionar o ayudarlo a solucionar. No te asustes, quizás no te salgan los 50 desde el principio pero después se te van a ir ocurriendo.

No se trata de escribir una monografía con cada tema, pensá que cada tema va a ser un post de tu blog. Un post debería estar entre 500 y 1500 palabras aproximadamente. La gente en internet está apurada y lo extenso cansa.

Si un tema es demasiado amplio, podés dividirlo en sub temas más específicos. Una opción muy interesante con los temas largos es armarlo en varios posts, a modo de capítulos. Esto genera expectativa en tu lector, que se queda esperando la próxima entrega y la recibe con más ganas. Y una vez que están todos los capítulos publicados ayuda a que tus lectores permanezcan más tiempo en la página, yendo de uno a otro.

Lo que más atrae a la gente en internet son las guías paso a paso, por ejemplo ¿Cómo inscribirse en el Monotributo?, ¿Cómo empezar el día con energía?, ¿Qué recaudos tomar antes de contratar un empleado?, etc. También las soluciones enumeradas, por ejemplo 5 maneras de sentirse saludable cada día, 10 estrategias para que tu empresa crezca, etc.

Respondé preguntas que te hagan. Si ya tenés una cierta experiencia en tu profesión seguramente conocerás cuáles son las preguntas que te hacen las personas con mayor frecuencia. Armá un post que responda a una de esas preguntas, o a varias si las respuestas son breves.

Contá una historia. En lo posible contá una historia relacionada con el tema que estás tratando, puede ser real o ficticia, o mitá y mitá. Las historias bien contadas atrapan la atención del lector y lo identifican con el personaje. Si esa historia es personal mucho mejor, porque tus lectores se van a identificar con vos y eso te ayuda a establecer un lazo con tus potenciales clientes.

Lógicamente, si la historia es personal que sea verdadera, no vas a empezar la relación con tu lector ideal mintiendo sobre quién sos.

Para resumir, un post debe ser algo muy concreto, específico y aportar siempre una solución. No se trata de chamullar para llenar páginas de un examen. Repito, la gente en internet está apurada, busca soluciones y no quiere perder ni 15 segundos leyendo un párrafo que nada le aporta.

 

¿Con qué frecuencia publicar?

frecuencia de publicaciónTodo es cuestión de prioridades y de tiempo. En un blog la frecuencia la ponés vos, lo importante es mantener esa frecuencia en el tiempo de forma constante, no aflojar.

Por regla general cuánto más mejor, pero tenés que buscar una frecuencia que te resulte posible y no matarte publicando 5 posts por semana y a los 15 días, querer revolear tu blog por la venta.

Si está dentro de tus posibilidades te recomiendo 1 post por semana, con dedicar 20 o 30 minutos cada día en 1 semana tendrías que sacar 1 post sin mayores dificultades. Y si armaste tu lista de 50 temas ya tenés el programa para todo el año. Armate un calendario con fechas concretas de publicación de cada post y tratá de cumplirlo.

Si podés escribir 2 a la semana, al menos durante los primeros 3 meses, mucho mejor. Es una forma más rápida de conseguir visitas, ya que Google es muy duro con los sitios nuevos y no te va a mostrar tan fácil en los resultados.

Si estás muy ocupado podés hacer 1 post cada 15 días o 1 al mes. Uno al mes ya sería lo mínimo admisible para lograr un cierto posicionamiento y visibilidad.

 

¿Cómo conseguir las primeras visitas?

Cómo te decía más arriba, al principio no podés esperar mucho de Google por lo que vas a tener que implementar otras estrategias para conseguir tus primeras visitas.

Redes sociales

compartir en redes socialesCada vez que publiques un artículo, compartilo en Facebook, Twitter y demás redes sociales que utilices. En Facebook no lo publiques solo en tu biografía. Buscá grupos relacionados con tu profesión, no de colegas, sino grupos donde estén tus posibles clientes. Por ejemplo, si sos contador podés buscar grupos de pymes o de emprendedores, etc. y compartí tu post ahí, siempre cuidando las reglas del grupo para que no te tilden de spam.

Si tu post aporta verdadero valor a esa gente seguro que va a ser bien recibido. Aunque tampoco deberías abusar de la frecuencia.

Lo mismo sucede con LinkedIn, donde hay grupos de diversos temas en los que podés encontrar a tus clientes. En Google +, estos grupos se llaman comunidades.

Otros blogs

Buscá en Google otros blogs de tu misma temática, blogs con más trayectoria y participá en las conversaciones que se arman en los comentarios de cada post. Si podés poner un enlace a tu página y tu aporte es interesante algunas personas querrán saber más de vos y seguirán este enlace. También podés linkear un post tuyo que esté relacionado con el post en cuestión o que resuelva una duda planteada en esos comentarios.

Tratá siempre de aportar valor en estas conversaciones para que no te tilden de spam.

Tus contactos

Cada vez que publiques un nuevo post pedile a tus contactos, amigos y familiares que te hagan el favor de compartirlo, ya sea vía email o en sus redes sociales.

 

No te olvides de empezar por definir el perfil de tu lector/cliente ideal lo más preciso que puedas.

Si este artículo te ayudó ahora ayudame vos a mí y a otras personas compartiéndolo en tus redes sociales.