Eres profesional y te recibiste hace poco.

Quizás llevas un tiempo trabajando para otros y quieres conseguir tus primeros clientes para independizarte.

O después de años en una actividad que ya no soportabas tuviste el valor de reinventarte profesionalmente y empezar de cero en algo que te apasiona, pero eres nuevo en ésto y nadie te conoce.

Hoy en día, internet te brinda unas posibilidades infinitas de darte a conocer, de mostrarte, de anunciar lo que haces. Pero ¿es así de fácil conectar con tus potenciales clientes? de manera que te elijan a ti, entre muchos otros que son igual de buenos y capaces.

Tienes muy claro que para tener presencia online debes que estar en las redes sociales y crear tu propia página web, para mostrar lo que haces y ofrecer tus servicios.

Sabes que crear una página web profesional, hoy está al alcance de tu mano. Pero una página web puede terminar pareciéndose a un cartel en una gran avenida, llama la atención pero dos pasos más adelante uno nuevo nos hace olvidar de éste.

Lo que pasa es que las personas cada vez creemos menos en la publicidad.

Nos acostumbramos durante años a un tipo de publicidad en el que las empresas se la pasan gritándonos lo buenas que son, y que en la mayoría de los casos, terminan no cumpliendo con las expectativas generadas.

Es lo que se conoce como Outbound Marketing, es la publicidad tradicional en la que la empresa persigue al cliente.

 

Cómo hacer que los clientes se acerquen a ti

Atraer clientesPero existe otro tipo de publicidad menos agresiva que constituye una revolución en las estrategias de conseguir clientes. El Inbound Marketing o Marketing de Atracción sustituye la idea de perseguir por la de atraer al cliente.

Es decir que es el cliente el que se acerca interesado por tus servicios, atraído porque conoce tus capacidades, conectó con tu historia y tu personalidad.

Esto tiene como ventaja que disminuye muchísimo el esfuerzo al momento de conseguir un nuevo cliente porque tu potencial cliente estará mucho mejor predispuesto.

Por eso es una estrategia muy acertada para profesionales que no cuentan con grandes recursos para hacer publicidad pero sí experiencia o buenos conocimientos sobre una determinada temática.

El Inbound Marketing llevado al mundo digital se traduce en Marketing de Contenidos, Posicionamiento en Buscadores y Posicionamiento en Redes Sociales. Pero sin una estrategia de contenidos es muy difícil alcanzar las otras dos: posicionar en buscadores y en redes sociales.

Crear contenidos de calidad que resulten interesantes para tu potencial cliente y relacionados con tu actividad logra atraer a tu página a clientes bien calificados y tiene muchas ventajas:

  • Segmentación: las personas que llegan atraídas por esos artículos serán verdaderos potenciales clientes que está resolviendo dudas y buscando opciones antes de contratar.
  • Autoridad: escribir artículos sobre los temas que dominas refuerza tu autoridad frente a tus colegas que no lo hacen.
  • Interacción: una vieja frase del marketing dice que los negocios se hacen entre personas, incluso en internet.
    Será mucho más fácil vender tus servicios si tus potenciales clientes saben que quién está detrás es una persona real, con una determinada historia a la que pueden acceder fácilmente para que aclare y responda sus inquietudes.
  • Diferenciación: a través de tus contenidos puedes mostrar y definir perfectamente cuál es tu especialidad, competencia o línea de trabajo frente a otros profesionales del mismo sector.
  • Confianza: como estás ofreciendo información útil sin pedir nada a cambio, en lugar de ofrecer directamente tus servicios, las personas se van a sentir más cómodas, agradecidas y confiadas.
  • Menores costos: éstos artículos pueden ser redactados por vos mismo o por algún colaborador, con la consecuente reducción de costos en materia de publicidad.
  • Medición de resultados: gracias a las herramientas disponibles para hacer análisis de contenido web, hoy es muy sencillo poder evaluar qué artículos le interesan más a tus potenciales clientes para ir mejorando tu línea editorial.

 

Necesitas un blog, o una página que tenga un blog

blogLa mejor herramienta, si no es la única, para llevar adelante una estrategia de contenidos es el blog.

Un blog es la mejor forma de que tu página no quede en el olvido y pueda convertirse en un medio indispensable para posicionarte como referente en tu sector.

Tu blog profesional se puede convertir en el canal de marketing más poderoso y vale mucho la pena invertir tiempo en él.

Cómo decía más arriba, las estrategias de venta tradicionales están agotadas y es necesario un esfuerzo e inversión muy grandes para lograr resultados a través de las mismas. Esfuerzo e inversiones que generalmente están lejos de los profesionales independientes.

Las grandes empresas todavía lo pueden hacer pero los pequeños emprendedores necesitamos encontrar vías más rentables y accesibles.

Hoy en día se vuelve más necesario un diálogo abierto entre profesional y cliente. Un blog se convierte en un excelente espacio para abrir ese diálogo, demostrar que estás interesado en escuchar lo que te plantean y recibir opiniones sobre cuestiones que son importantes para tus clientes y quizás aún no lo sepas o no te des cuenta.

El mejor estudio de mercado, y el más barato, es hablar directamente con tu potencial cliente, y el blog es el espacio que te permite hacerlo. Antes decía que tu página web es como un cartel en la avenida, en cambio un blog bien atendido es como tu línea gratuita de atención al cliente.

El blog te permite comunicarte en un tono más informal y personal, y esto permitirá que pronto tus lectores sientan como que realmente te conocen. Y cuanto más te conozcan, les caigas bien y les generes confianza, habrá más posibilidades de que quieran contratar tus servicios.

Un blog humaniza tu marca, porque te pone cara a cara con tus posibles clientes, te hace cercano y accesible, lo que se traduce en mayor confianza y credibilidad.

Pero como si ésto fuera poco, el blog ayuda a posicionar tu página porque Google adora los blogs. No creo que te conformes con aparecer en la sexta o séptima página de resultados.

El blog al tener una frecuencia de actualización corta te da ventaja sobre páginas de la misma temática pero más estáticas.

 

Pocos esfuerzos = Grandes beneficios

Publicar en tu blog no es otra cosa que escribir sobre un tema del que sos experto y que te apasiona. No tienes que pensar mucho en los temas, solo hablar de lo que haces todos los días. Con lo cual se hace bastante rápido.

Tampoco hace falta que el texto esté redactado como si lo hubiera escrito Borges o Cortázar. No se trata de escribir un libro, al contrario, tienes que escribir igual que hablas. Es más importante tu capacidad para conectar con las personas que la excelencia lingüística de los textos.

Algo que sí es muy importante es responder a todos los comentarios que te dejen. Ésto es demostrar tu genuino interés por comunicarte con tu público y por mejorar continuamente tus servicios.

Quizás podrías querer contratar a alguien para que te ayude con la redacción, o asignarle esta tarea a alguno de tus colaboradores.

Si es así te recomiendo delegar ésto lo menos posible, definiendo claramente los temas a tratar y cómo abordarlos, o bien confiar la tarea en alguien que conozca tan bien como vos los temas a publicar y las problemáticas de potencial cliente.

Por lo general se dice que antes de concretar una venta, es necesario en promedio unos siete u ocho contactos entre la marca y el cliente, para que finalmente se decida a contratar. Esto solía ser muy difícil de lograr para un profesional independiente con mínimos recursos.

En cambio un blog que se actualiza de forma continua te ofrece gran cantidad de oportunidades para alimentar esa conexión con un posible cliente, compartiendo tus actualizaciones en redes sociales por ejemplo.

 

¿Cómo se hace un blog?

Crear y administrar un blog profesional es muy fácil.

No necesitas pagarle a un técnico cada vez que quieras publicar un nuevo artículo, el mismo gestor de contenidos ya tiene herramientas para que puedas gestionar y publicar tus posts tú mismo.

Ya te hablé de WordPress.org, el gestor de contenidos más utilizado hoy en día para la creación de páginas web. WordPress nació en principio para ser utilizado en blogs y luego fue añadiendo opciones para poder hacer también páginas web institucionales.

Así que, si estás pensando en crear tu página web con WordPress.org, ya tienes prácticamente resuelto el tema de tener también un blog.

Solo debes que crear una categoría de entradas que se llame, por ejemplo, Blog, y cada nueva entrada la vas asignando a dicha categoría. Luego puedes añadir esta categoría al menú de tu página y listo, tienes un blog integrado a tu página institucional.

Quizás lo más complicado sea montar y configurar el blog y encontrar un diseño bien profesional que te guste. Pero una vez que está listo actualizarlo se hace muy fácil y rápido.

WordPress.org incluso te permite guardar en modo borrador, así que si empezaste a escribir un artículo pero quieres continuarlo más tarde puedes dejarlo guardado como borrador y no aparece publicado hasta que lo decidas.

Si tienes poco tiempo para perder en cuestiones técnicas o no quieres complicarte puedes recurrir a alguien para que lo instale y te configure las herramientas necesarias. Es una mínima inversión que vale la pena hacer frente a los beneficios mencionados.

 

El blog es la herramienta perfecta para desarrollar una estrategia de contenidos y atraer al público adecuado a tu sitio web. Además te permite escuchar a tu audiencia, contagiar tu pasión, demostrar tu experiencia, saber más de sus problemas y necesidades para brindarles soluciones y transformarlos en clientes.

No te olvides, los negocios se realizan siempre entre personas, incluso en internet.

 

¿Tienes o tuviste ya un blog? Cuéntame tu experiencia.