¿Cuál es la mejor estrategia de marketing para profesionales independientes y pequeños emprendedores?

Hoy en día se dice mucho que la era del email se acabó, que las nuevas generaciones prácticamente no utilizan el email y que fue reemplazado por las redes sociales o los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp. Sin embargo el email marketing sigue siendo uno de los principales pilares de cualquier estrategia de marketing online.

El canal de comunicación más efectivo

La gran mayoría de los profesionales y emprendedores centra su estrategia de marketing en las redes sociales, en general sin obtener grandes resultados, y no tienen en cuenta trabajar este canal que demostró ser uno de los más efectivos para escalar ventas, tanto de productos como de servicios profesionales.

Incluso hay estadísticas que refuerzan ésto:

 

El 48% de los consumidores dicen que el email es la forma con la que prefieren tener comunicación con las marcas (iMedia Connection).

 

El 64% de los consumidores dejarán de hacer lo que están haciendo para abrir un email que han recibido de una marca (TheDrum.com).

 

Además el email como canal de marketing se puede poner en marcha sin ninguna inversión inicial de dinero. Ni siquiera hace falta tener un sitio web, aunque sería lo ideal, pero se puede prescindir inicialmente de ello.

Redes Sociales vs. Email Marketing

Las redes sociales tienen un problema y es que tus publicaciones entran en una línea temporal (timeline) donde compiten con las demás publicaciones de todos los demás contactos de una persona, por lo que tienen muy bajas probabilidades de ser vistas.

A su vez las distintas redes sociales cuentan con un algoritmo que decide qué publicaciones mostrar y cuáles ocultarle a una persona, en base a las supuestas preferencias del usuario, que ellos mismos determinan según los comportamientos que van registrando. Con lo cual la cosa se complica más todavía.

El email en cambio es un mensaje directo a la bandeja de entrada de tu lector. Un lugar mucho más personal y más íntimo. Ahí es tu suscriptor el que decide si leerlo ahora, o más tarde, o nunca. Lo decide él mismo y no el algoritmo de turno de cada red social.

 

Errores comunes relacionados con el Email Marketing

Los siguientes son algunos de los errores más frecuentes que cometemos la mayoría de los profesionales independientes respecto de nuestra estrategia de email marketing:

#1 – No construir una lista de contactos cualificados desde el primer día

El primer y principal error que cometemos casi todos los profesionales que lanzamos un blog para dar a conocer lo que hacemos y nuestras capacidades es no hacer nada para incentivar a nuestros lectores a que nos dejen su email para seguir en contacto con ellos por ese canal.

Ésto se debe principalmente a lo que decía más arriba de no darle al email marketing la importancia que realmente tiene.

#2 – No mantener una regularidad en los envíos

Para que el email marketing sea efectivo debe estar dentro de una estrategia de comunicación. No sirve de nada hacer envíos esporádicos cuando nos acordamos o cuando nos queda algo de tiempo.

Tenés que definir una frecuencia, que podrá ser semanal, quincenal o mensual y respetarla cueste lo que cueste.

Si escribís muy distanciado o de forma irregular tenés más probabilidades de que cuando mandes un email tu suscriptor no se acuerde quién sos. Y si no te reconocen enseguida lo más probable es que ni abran tu email o piensen que se trata de spam.

Por otro lado las personas funcionamos mucho mejor dentro de lo previsible. Si tus suscriptores saben que cada semana reciben tu boletín, cuando éste llegue van a estar mejor predispuestos a leerlo. O por el contrario, si no llega se van a extrañar de que no lo hayas enviado.

#3 – No aportar valor en los mensajes

Otro error muy común es enviar solo emails promocionales y nada de contenido de valor para tus suscriptores. No pasa nada con que envíes un email contando los servicios que ofrecés, pero si siempre hablás de vos las personas se van a aburrir.

Se dice que la mejor relación es entre un 75-80% de contenido de valor frente a un 20-25% de contenido promocional. Para ponerlo más práctico, si enviás un boletín semanal, tenés que enviar contenido de valor durante 3 semanas y en la cuarta podés enviar una promoción.

El éxito del email marketing consiste en construir una relación a largo plazo con tus suscriptores, algunos van a permanecer por mucho tiempo en tu lista de contactos si hacés las cosas bien.

 

Construyendo tu lista de contactos

Hay una frase muy utilizada dentro del marketing online que dice “el dinero está en la lista”. Y es porque para un profesional que recién está empezando, cuando nadie te conoce, es poco probable que alguien entre a tu página o blog y solo por eso te contrate. Puede ser que consigas algunos clientes pero no te va a alcanzar.

Para conseguir clientes y de los buenos, esos con los que realmente sentís que te gusta trabajar, es necesarios construir una relación y ésto lleva tiempo. Necesitás mantener una comunicación periódica con las personas, una comunicación personal, de tu a tu.

Dicen quienes saben de publicidad que son necesario entre 7 u 8 impactos entre una marca y una persona para que esta última se convierta en cliente. De ahí la importancia de mantener una comunicación periódica y la única forma de hacerlo es consiguiendo el email de tu potencial cliente.

Al principio podés empezar con tus contactos actuales, gente que ya te conoce y que no va a tomarse mal que le envíes un boletín con información relacionada a tu sector. Pueden ser amigos y familiares, pero también antiguos clientes, personas con las que trabajaste o que ayudaste.

Recopilar direcciones en tu blog

Pero también necesitás ir incorporando gente nueva, las personas que visitan tu página o tu blog son potenciales clientes interesados en tus servicios.

Así que lo más elemental es que en todas las entradas de tu blog e incluso en la home pongas un formulario de suscripción. Ese típico formulario que aparece en muchos blogs y dice “Suscribite para recibir las novedades” y que te pide el nombre y el email es la forma más elemental.

 

Crear tu lista de contactos

 

En WordPress podés insertarlo con un widget de texto en la barra lateral. O con algún plugin para tal fin.

Aprendé qué son los Widgets y cómo utilizarlos en WordPress

 

Este formulario va a estar vinculado con tu servicio de email marketing, por ejemplo MailChimp, de manera que cuando la persona introduce su email en tu página, éste se almacena directamente en tu lista de contactos.

En un artículo anterior te explicaba cómo enviar boletines a muchas personas, está claro que no vas a mandarlos directamente desde tu webmail u Outlook sino con aplicaciones especialmente diseñadas para este fin. Si no tenés claro este tema te recomiendo leer primero:

Cómo enviar emails masivos sin problemas

 

Además del formulario te recomiendo poner por todos lados claros llamados a la acción invitando a suscribirse y explicando qué beneficios va a obtener la persona al hacerlo.

Una cosa que ayuda muchísimo a mejorar el porcentaje de altas a tu lista de contactos es regalar algo a cambio de la suscripción. Puede ser un e-book. E-book es una forma más linda de decir PDF, no es más que eso. Tiene que tener información muy atractiva para tu potencial cliente. Lo ideal es que sea de tu autoría, o que tengas los derechos para distribuirlo.

Recopilar direcciones de forma offline

No todo es online.

Si te invitan a dar una charla en algún evento relacionado con tu disciplina podés hacer circular una hoja (o más práctico una tablet) entre los asistentes, para que quienes lo deseen te dejen su email, para enviarles luego información que no podés brindales en ese momento por cuestiones de tiempo.

Este tipo de eventos pueden traerte una gran cantidad de suscriptores en muy poco tiempo.

Si ofrecés una primera consulta gratuita, algo muy común entre muchos profesionales independientes, es una buena oportunidad para pedirle el email a alguien que puede estar muy cerca de convertirse en cliente.

Nunca compres direcciones

La línea entre hacer email marketing y hacer spam es muy delgada. No caigas en prácticas que no te van a reportar ningún beneficio y solo pueden causarte algún problema.

Tus suscriptores tienen que ser personas realmente interesadas en tus servicios, que te conozcan, quieran recibir tus contenidos y se unan a tu lista de contactos de manera voluntaria.

Esas direcciones compradas son como zombies que nunca van a abrir tus mensajes, y lo más probable es que vayas directo a su carpeta de Spam. Además tanto los servicios de correo electrónico (Gmail, Yahoo, Outlook.com, etc.) y las aplicaciones de email markenting ya conocen esas bases de emails porque mucha gente las compra.

Cuando vean tus contactos enseguida te van a clasificar como spammer y tus emails ni siquiera van a ser entregados.

Mejor hacé las cosas bien desde el primer momento, invitando a las personas a suscribirse y que puedan darse de baja en cualquier momento. De esta forma vas a mantener en tu lista de contactos solo a los realmente interesados, que pueden convertirse en tus mejores clientes.

 

Qué enviar a tu lista de contactos

Una práctica común y muy efectiva es enviar los contenidos que vas publicando en tu blog a tu lista de contactos, haciendo en el mail una breve introducción contando de qué se trata y poniendo un enlace para leer el artículo completo directamente en el blog.

Entonces, para saber que tipo de contenido enviar aplican los criterios que ya vimos en:

¿Cómo bloguear para atraer clientes?

 

Así, no solo enviás a tus suscriptores información de calidad, sino que al mismo tiempo nutrís tu blog y conseguís un caudal de lectores el mismo día de la publicación para que lean y compartan tu artículo.

También es interesante, de vez en cuando, enviar algún contenido exclusivo para tus suscriptores, algo que no está publicado en el blog.

Y si alguna semana no tenés tiempo de escribir podés buscar en internet alguna información dentro de tu sector que pueda ser de interés para tu lista de contactos y simplemente compartirla con ellos haciendo una introducción de por qué es relevante.

Como decía, también podés enviar cada tanto alguna promoción de tus servicios profesionales. Si tus suscriptores están contentos con la información que reciben periódicamente no se van a molestar porque les quieras vender tus servicios de vez en cuando.

Después de todo no hay por qué ocultar que estás acá para vivir de tu profesión y que tu página y tu blog son un medio para ese fin y no algo meramente altruista. Y si no les gusta que se den de baja, igual esos nunca te iban a contratar.

Si te ayudé con este artículo, por favor, ahora ayudame vos a mí y a otras personas compartiéndolo en tus redes sociales.