En estos tiempos, donde es complicado conseguir un trabajo bien remunerado, muchos periodistas se lanzan con acierto a la aventura de desarrollar sus propios emprendimientos digitales. Y es que tener visibilidad, sea a través de un blog propio o de un medio digital compartido con otros profesionales es un paso importante para comenzar a construir tu presencia y autoridad online.

Es impresionante ver en las comunidades de periodistas de las distintas redes sociales como surgen cada día propuestas y búsqueda de profesionales para asociarse en éstos proyectos. A veces son propuestas serias bien planteadas y otras veces tienen más de sueño que de proyecto viable.

A nadie le gusta perder el tiempo, ni mucho menos trabajar gratis para beneficio de otros. Yo creo que cuando se empieza un emprendimiento, del tipo que sea, si no se van a ver ingresos considerables por un tiempo es recomendable asociarse únicamente con personas de mucha confianza o bien comenzar solo.

Dejando un poco de lado las cuestiones técnicas, que si WordPress.com, Blogger o WordPress.org, voy a hablar de mi experiencia en el lanzamiento de emprendimientos online con periodistas, profesionales y pymes, y de lo que fui aprendiendo al respecto en los últimos años.

Principales errores de los nuevo periodistas digitales

En primer lugar considero importante mencionar algunos errores en los que caen muchos periodistas al comenzar su proyecto digital independiente:

  • Creer que se puede vivir de la publicidad. Uno de los principales errores al momento de lanzar un blog, y lo digo por experiencia propia, es creer que es posible vivir de la publicidad.

    No digo que Adsense sea malo, de hecho creo que es el sistema que mayores beneficios permite alcanzar. El problema es que para llegar a unos valores que te permitan vivir de tu blog necesitás una cantidad de tráfico que es muy dificil de alcanzar en proyectos independientes auto financiados, en el corto y mediano plazo.

    Además tiene una serie de desventajas: no tenemos control sobre los anuncios que se muestran a nuestra audiencia lo cual deteriora la imagen que proyectamos y además Google cambia las reglas de juego todo el tiempo, con lo cual te pueden cerrar la cuenta de un día para el otro si no estás 100% alineado con sus políticas.

  • No definir correctamente a la audiencia. Esta es la principal causa de fracaso de un blog durante el primer año de vida. Si las personas no sienten que les estás hablando a ellos personalmente, no les va a interesar leer tus artículos o bien se van a aburrir muy pronto, y luego del entusiasmo inicial las visitas van a ir decreciendo gradualmente sin parar.
  • No conocer bien a la audiencia. Pero no es suficiente con definir una audiencia. Si definís una audiencia pero nada sabés de ellos, de las personas que te leen en particular, de sus intereses y preocupaciones, de nada te sirve.
  • No vender algo desde el primer momento. Si un blog no tiene desde el día 1 un modelo de negocio planteado, aunque sea imperfecto, el fracaso económico es un hecho. Escribir ahora para más adelante ver cómo ganar algo de dinero no te sirve.

Definir a tu audiencia y crear comunidad

Primero deberías elegir bien a qué público te vas a dirigir y desarrollar un perfil lo más detallado posible de tu lector ideal. Deberías elegir un target bien específico para que esas personas sientan que estás dirigiéndote particularmente a ellos y no a cualquiera.

Te recomiendo elegir algo que te apasione de verdad, sin pasión es muy dificil perseverar y triunfar en cualquier emprendimiento. Por momentos vas a estar muy solo, y únicamente la verdadera pasión por tu proyecto te va a permitir seguir adelante.

Si encuentras algo que te apasiona, la forma de transformarlo en un negocio se te va a ocurrir muy fácil. Al revés no, pensar primero el negocio e intentar apasionarte después, está claro que no va.

Es necesario que incentives la participación de tus lectores y te involucres con ellos. En el 99% de los blogs que visito no hay comentarios de los lectores en los posts, incluso es bastante común en los autores periodistas no responder a los comentarios que les hacen. ¿Cómo vas a conocer a tu audiencia si no los incentivas a participar y respondes a los diálogos que se generan?

Es cierto que la mayoría de las personas que te leen no van a dejarte un comentario, pero si al final de cada post pones una clara llamada a la acción, está probado que el porcentaje de participación se dispara. No sirve de nada terminar un post sin más, pusiste demasiado esfuerzo en escribirlo para dejarlo tirado así nomás. Es necesario lanzar un pedido, una pregunta… algo que motive a tu lector a participar.

Ese diálogo te va a permitir conocer cada vez mejor a tu audiencia e ir ajustando el rumbo del proyecto para hacerlo cada vez más útil e interesante para ellos. Además es importante involucrar todo lo posible a tus lectores en los aspectos relacionados con el blog, tendencias a adoptar y temáticas sobre las cuales escribir. Sino dependes solo de tus ideas y creencias sobre lo que sirve y lo que no.

Y en los primeros tiempos, cuando el camino es más duro, no hay nada más reconfortante que recibir una pregunta o un agradecimiento de un lector interesado en tu blog.

Innovar y diferenciarte

Saber diferenciarse es clave. No alcanza con hacer las cosas de la misma manera que ya las están haciendo otros, hay que tratar de ser distinto, de tener una propuesta diferente.

¿Por qué voy a dejar de leer a tal o cual para dedicarte esos minutos a vos? Si no me ofreces algo realmente valioso va a ser difícil convencerme. En internet la gente se aburre rápido y salir de tu blog para no volver nunca más solo le cuesta 1 clic.

Hay muchos nichos inexplorados sobre los que nadie o muy pocos se ocupan, es necesario esforzarse en encontrarlos.

Un muy buen ejemplo de diferenciación es el sitio creado por dos universitarios mexicanos: Quién Compró, en el que se dedican a investigar los gastos ocultos de funcionarios del gobierno. Mientras todos los medios reproducen las mismas denuncias de siempre, ellos se dedican a revelar el mal uso de los fondos públicos, y lograron que los grandes medios les compren sus reportajes.

También es importante saber innovar todo el tiempo y estar dispuesto a reinventarse cuando sea necesario. Los intereses y necesidades cambian muy rápido y más en los proyectos digitales. Conocer bien a tu audiencia y estar bien conectado con ella ta va a permitir saber qué giro es necesario adoptar a cada momento.

Saber de marketing es esencial para tener éxito

Hoy en día no alcanza con abrir un kiosquito en una avenida muy transitada y esperar a que entren los clientes. Eso podía funcionar hace 15 o 30 años pero hoy sino sabés cómo mostrar tus productos y cómo atender a los clientes, es probable que pierdas muchas ventas. Ventas que van a parar al bolsillo de tu competidor más cercano.

Si para poner un kiosco es necesario conocer ciertas estrategias de marketing, en el mundo digital es 100 veces más importante, porque para tus lectores es 100 veces más fácil irse a leer otro blog que cambiar de kiosco.

No te digo que tengas que hacer un master en marketing digital, antes te hablaba de la pasión así que no te voy a pedir que cambies de profesión ni que hagas otra carrera. Pero algo tenés que saber. Hay muchos blogs y muchos cursos sobre marketing digital.

Si tenés poco tiempo te recomiendo empezar por algún curso que puedas seguir de forma online, y seguro va a ser más económico que uno presencial.

Es importante que aprendas sobre estrategias para atraer visitas a tu blog (ya sabés que Google no te va a dar mucha bola los primeros meses). Y cómo fidelizar esas visitas y convertirlas en lectores. Y si querés vivir de tu blog vas a necesitar convertir a esos lectores en clientes. Y a esos clientes en clientes fieles y en difusores de tu trabajo.

¿Te parece poco?

También vas a necesitar plantear una fuente de ingresos desde el primer día. Si no tenés nada lo más fácil es arrancar ofreciendo un servicio. Con el tiempo podés ir desarrollando un infoproducto, un audio curso o video curso, o lo que se te ocurra. Lo ideal es disponer de más de un producto/servicio para lograr la recompra de quienes ya son clientes.

Pero todo ésto tiene que estar perfectamente alineado con las necesidades e intereses de tu audiencia.

El modelo de negocio más interesante, pero también el más dificil de alcanzar, quizás sea la comunidad privada. Lectores fieles que quieran pagar una membresía para recibir contenidos exclusivos de alta calidad y otros beneficios, además de apoyar e identificarse con tu causa.

Es necesario que definas tu estrategia de ingresos desde el primer día porque se relaciona directamente con la elección de tu audiencia.

Al día con la tecnología

Y para terminar algo esencial, en un ámbito digital no hay lugar para los rústicos de la tecnología. Tenés que estar siempre al día con las herramientas que te puedan ayudar en tu actividad y dominar perfectamente las más necesarias.

Algo importante en este sentido es conocer y saber adaptar los contenidos a las diferentes plataformas, no es lo mismo un blog que Facebook o Twitter, etc.

Si tu bolsillo lo permite no seas reacio a pagar. No sé por qué venimos con el chip de que en internet todo debe ser gratis, me incluyo y reconozco que soy muy duro para gastar. Por suerte existen plugins y aplicaciones gratuitas para casi todo y eso permite que con una mínima inversión cualquier pueda lanzarse a la aventura de emprender en internet.

Pero hay aplicaciones de pago que realmente simplifican la vida y permiten ahorrar tiempo. Ciertas cosas que no siempre están disponibles en sus equivalentes gratuitas o que no son tan fáciles en éstas. Hay que aprender a ver el blog como un negocio y los gastos como inversión.

 

Acabo de darte un panorama general sobre lo necesario para tener éxito con tu blog periodístico o emprendimiento digital. Podríamos pasarnos horas profundizando en cada uno de estos temas, pero las ideas por sí solas no sirven.

Es necesario actuar y ponerse en práctica, aunque sea de manera imperfecta o incompleta. Los errores cometidos, los éxitos y los fracasos y el feedback recibido son lo único que vale, lo único real sobre lo que se puede medir y hacer correcciones. Todo lo demás está en tu mente.

 

¿Intentaste alguna vez lanzar un emprendimiento digital? ¿Estás proyectando algo para los próximos meses?